Canal videos ecobachillerato:

La economía familiar no dará para tantos caprichos durante 2007


Los coches de alta gama y los viajes a todo tren son los primeros damnificados por el recorte del gasto El mercado de las segundas residencias corre peligro.


La época en la que los ciudadanos abrían sus billeteras alegremente está llegando a su fin. Estudios económicos y expertos en la materia estiman que el 2007 será un año en el que se ralentizará el consumo de las familias. Esta situación, provocada por las continuas subidas de los tipos de interés unidas a los precios del mercado inmobiliario han puesto entre la espada y la pared las previsiones económicas de los hogares gaditanos. La última voz de alarma la ha dado el Servicio de Estudios del BBVA. Un informe elaborado por la entidad financiera constata que entre abril y junio de este año -el periodo analizado- el consumo privado registró en el conjunto del país un incremento del 3,6%.Un punto por debajo del máximo alcanzado en este ejercicio. Además, por primera vez, este alza fue inferior a la del Producto Interior Bruto (PIB), que creció un 3,7%. Estos porcentajes, traducidos a la realidad de los hogares, son la causa de la bajada en la previsión para 2007 de las compras.En la provincia, por el contrario, aún no se ha notado este freno, al menos no a los niveles del resto del país, ya que en Cádiz el ciclo económico se vive con cierto retraso. El boom inmobiliario comenzó algo después que en el resto del mercado nacional, así como la sensación de riqueza que produjo este fenómeno y que desató el consumo. Ahora parece que la desaceleración llega, pero algo más moderada y a un ritmo más pausado.Uno de los primeros bienes que se han resentido como consecuencia del menor consumo familiar es la vivienda. Sobre todo en cuanto a segundas residencias se refiere. El pasado mes de septiembre se formalizaron 4.950 hipotecas y el valor medio que alcanzaron fue de 141.000 euros, el doble que en 2002, cuando el promedio de los préstamos en la provincia era de 74.800 euros, una cifra impensable hoy en día con los desmesurados precios que se alcanzan en el mercado inmobiliario actual.Sin embargo, este constante encarecimiento no tiene un reflejo directo en el negocio gaditano. Según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística, los gaditanos compraron en los nueve primeros meses del año más de 32.000 viviendas y solares, lo que supone un ritmo de unas 4.500 cada mes. Este volumen de actividad es levemente inferior al de años pasados, lo que demuestra que la ralentización que atraviesa el sector inmobiliario llega más tarde a Cádiz que a otros puntos del país, donde este retroceso ha sido acuciante en los últimos meses.Pero a pesar de esta caída leve del mercado en la provincia, los expertos preven que continúe el descenso, tal y como ocurre en otros puntos de la geografía española. De hecho, la Asociación Hipotecaria Española (AHE) considera que los ritmos de crecimiento han llegado al límite y que 2006 fue el punto de inflexión de un boom que dura ya una década. En opinión del presidente de esta entidad, Gregorio Mayayo, esta tendencia se agudizará durante el próximo ejercicio, periodo en el que la AHE prevé que la desaceleración continúe hasta tasas del 14% y el 18%, «lo que supondrá regresar a niveles similares a los registrados en 1997».Más viajes de ofertaLa pérdida de alegría a la hora de sacar la cartera para consumir bienes y servicios de lujo está afectando a uno de los sectores más prescindibles, el de los viajes. El informe sobre la situación del consumo elaborado por el BBVA señala, entre ellos, el gasto en servicios y, más concretamente, el transporte aéreo. En el último año este sector acumula un crecimiento cercano al 6%, cuando hace sólo doce meses el incremento alcanzó el doble.Las agencias de viajes de la provincia han notado un cambio en la demanda de los usuarios. Tal y como explicó la agente de Viajes Social Tour, Sonia Granados, «antes viajaba menos gente con más dinero y ahora viajan más con menos capacidad económica». Las ofertas mueven el negocio de las agencias en estos momentos y los paquetes completos han quedado para privilegiados, «por el precio», apuntó Granados. A pesar de que el volumen de negocio se mantiene, en líneas generales, en la provincia, durante el mes de diciembre se ha notado un descenso de la demanda de paquetes de fin de año. «Ya hay quien viaja sólo si encuentra alguna oferta, no con un plan determinado», explicó Soledad. Respecto a los productos bancarios, las entidades financieras han experimentado un cambio sustancial en las solicitudes de sus clientes, «y es que ahora se piden más reunificaciones de deuLdas que préstamos hipotecarios», apuntó el director de la oficina de Bancaja en Cádiz, Ricardo Carrascosa. El mismo trabajo del BBVA precisa que la morosidad del crédito aún se sitúa en niveles históricamente bajos, alrededor del 2%. No obstante, el informe también subraya que este indicador de la salud de la economía doméstica empieza a flaquear en las tarjetas de crédito. Éste es el primer síntoma de una época, si no de vacas flacas, de menús equilibrados.

Vía: La voz digital: technorati,tag: economía española