ENCUENTRA UN TRABAJO:

La era del desorden económico


En eleconomista.es publican un interesante artículo que reproducimos a continuación por su importanci en las previsiones de una economía internacional que en tiempos de pandemia tiene que definir sus objetivos económicos 

Para esta web económica la economía se mueve a través de ciclos. Por ejemplo, antes de la recesión económica causada por el covid-19, EEUU firmó el ciclo económico expansivo más largo de su historia, con 129 meses seguidos de crecimiento, casi once años de expansión tras la Gran Recesión de 2007-2008. Aunque los ciclos marcan un antes y un después, muchos de ellos están envueltos en un marco más amplio similar, lo que permite realizar una agrupación más gruesa en eras o súper-ciclos. Este 2020 podría marcar el fin de una de esas eras y el comienzo de otra nueva, según el banco alemán Deutsche Bank. El mundo abandona la segunda era de la globalización para adentrarse en la 'Era del Desorden'. Este nuevo súper-ciclo contará con varias tendencias que lo diferencian de los demás, pero sobre todo tiene su sello en la reversión de la globalización y transición demográfica.

Jim Reid, estratega de Deutsche Bank, junto a un equipo de cuatro investigadores, ha publicado un trabajo en el que estudian las diferentes eras por las que ha pasado la economía en los últimos 160 años. Todo hace indicar que el mundo está entrando en una nueva etapa que venía gestándose tiempo atrás, pero cuya transición se ha acelerado con la irrupción del covid-19: "El súper-ciclo más reciente, la segunda era de la globalización (1980-2020) comenzó lentamente y se ha ido desgastando gradualmente en la última media década. No obstante indican que, el final de esta era se ha acelerado por el covid-19 y, cuando, en los próximos años, miremos el espejo retrovisor, es posible que veamos 2020 como el comienzo de una nueva era".


Según estos expertos, más allá de analizar la nueva era que viene, han identificado cinco súper-ciclos durante los últimos 160 años: la primera era de globalización entre (1860 y 1914), las grandes guerras y la depresión (1914-1945), Bretton Woods y la vuelta del patrón oro (1945-1971), el comienzo del sistema fiduciario y la era de la inflación elevada (1971-1980), la segunda era de globalización (1980-2020) y la era del desorden (2020-????).

Antes de analizar esta nueva era del desorden, los expertos del banco alemán creen que es necesario poner sobre el lienzo el boceto de lo que ha sido la segunda ola de globalización, la era inmediatamente anterior. Esta era comenzó alrededor de 1980 con el impulso global para abolir las regulaciones y los controles de capital, que posteriormente impulsaron el libre comercio (y los flujos globales de capital) y engendraron un orden mundial más liberal. La demografía mundial apoyó masivamente este fenómeno (generación del baby-boom) y aseguró un enorme aumento de mano de obra, que también ha estado impulsada por China y otros países con unos costes laborales inferiores a los de las economías avanzadas. A mediados de la década de 1980, la segunda era de globalización estaba en pleno apogeo.

"Esta era fue beneficiosa para la mayor parte del mundo, y todo encajó a la perfección en las siguientes dos o tres décadas. La inflación cayó en gran parte debido al gran aumento de trabajadores (China, Europa del Este...) que presionó a la baja sobre la inflación salarial debido a la integración del mercado laboral mundial", señalan los expertos de DB.

No obstante, los súper-ciclos también terminan por muy bien que comiencen. Las grietas en esta era comenzaron a surgir de forma evidente después de la crisis de 2007-2008, que sacó a la luz los problemas que la globalización había creado en muchos países occidentales. En el foco se encontraban cuestiones como el bajo crecimiento de los salarios reales, la subcontratación de muchos trabajos mal remunerados y el aumento de la desigualdad.

Durante años, las familias de clase media y baja han mantenido su nivel de vida incrementando su endeudamiento (ante el estancamiento de parte de los salarios), lo que ha dejado 'debajo la alfombra' estos problemas que aparecieron con nitidez tras la crisis de 2008 con el fin del ciclo crediticio. Desde entonces, la globalización ha estado en entredicho, un cuestionamiento que hoy es más evidente con la pandemia del covid-19. La reversión de la globalización es uno de los propulsores de la nueva era que comienza. Aunque esta era ha sido denominada como la del desorden, el documento insiste en que "no todo desorden es malo", muchos cambios permitirán que se produzca una especie de limpieza o vuelco que revertirá tendencias perniciosas como la desigualdad de ingresos y riqueza. 

¿Qué caracterizará a esta nueva era?


-Una década decisiva para Europa: fragmentación o unión real. En el caso de Europa, estos expertos consideran que el desorden resulta inevitable, los enfrentamientos son el pan de cada día en el Viejo Continente. "El desorden parece inevitable, pero no necesariamente será malo. De hecho, la pandemia ha creado un nuevo impulso para una mayor integración. La pregunta es si Europa puede aprovechar este progreso, reiniciar su economía y avanzar hacia una senda de crecimiento sostenible, o seguirá sumida en el estancamiento económico y la agitación política. La preocupación es que este último escenario conduzca a una mayor fragmentación".

-Mayor deuda y la normalización de la teoría monetaria moderna / helicóptero del dinero. Hay evidencias de que una combinación de niveles de deuda cada vez más altos y un sistema de moneda fiduciaria es un cóctel que fomenta los shocks y crisis financieras. "En un entorno de mayor endeudamiento e incluso más impresión de dinero, nos queda bastante claro que más desorden y caos en los mercados financieros será algo habitual del panorama macroeconómico que viene".

-¿Inflación o deflación? El impacto del covid hará que sea mucho más difícil para las autoridades mantener la inflación dentro de sus objetivos (cercanos al 2% en los países desarrollados). Las fuerzas inflacionistas y las deflacionistas son simplemente demasiado grandes: "El impacto de la desinflación es obvio, especialmente a corto plazo, pero en teoría la respuesta política (más gasto y estímulos monetarios) puede seguir siendo un factor de cambio para una mayor inflación en el futuro. De cualquier forma, esperamos un período en el que la inflación pase más tiempo fuera del objetivo. Creemos que la inflación dominará a medida que avance la década, pero ambas fuerzas traerán desorden en relación con la estabilidad vivida en la era de la globalización".

-Una desigualdad creciente que terminará revirtiéndose. El covid-19 será otro propulsor de la desigualdad. Los trabajadores con empleos más precarios (sobre todo en las ramas con menor valor añadido del sector servicios) sufrirán con mayor intensidad los efectos del virus, lo que terminará repercutiendo en su renta. Mientras tanto, los empleos mejor remunerados están soportando mejor la crisis. A su vez el covid-19 está beneficiando a empresas tecnológicas y farmacéuticas, disparando la riqueza de sus dueños. "Esto incrementará la presión para la creación de un impuesto digital. En particular, se está llevando a cabo un esfuerzo coordinado a nivel mundial dirigido por la OCDE para gravar los ingresos de estas empresas con mayor intensidad". Por otro lado, estos expertos creen que la tendencia a la baja que ha sufrido el Impuesto de Sociedades durante décadas podría revertirse, incrementando los ingresos por impuestos de los gobiernos y reduciendo los beneficios y los dividendos que reparten las empresas.

-La brecha intergeneracional también se ensancha. Por un lado aquellos que entraron en el mercado laboral durante la última década ya han experimentado las dos crisis más grandes desde la Gran Depresión, que son los jóvenes que podrían vivir que peor que sus padres y que están a la zaga de las generaciones anteriores en cuestiones que van desde la propiedad de vivienda hasta los niveles de deuda. Además, estos jóvenes heredarán las grandes cargas de la deuda pública que se ha acumulado. Por otro lado están los jubilados actuales y, probablemente, los padres de esos jóvenes de los que se hablaba con anterioridad. Las diferentes preferencias (pensiones, cambio climático...) podrían terminar generando una lucha de generaciones. "Esta brecha se ha manifestado cada vez con más claridad en las preferencias políticas y con un aumento de las elecciones a nivel global que tienen en cuesta esta brecha entre generaciones".

-El debate climático. Este debate se producirá entre los que defiendan todo aquello (impuestos, inversión...) que proteja el medio ambiente y el aire (suelen ser los más jóvenes), frente a los que prioricen un mayor crecimiento económico. Este debate es una segunda parte del conflicto entre generaciones. "Ambas partes están cada vez más enfrentadas. Al final, el problema es de ideología, y esa es una división que puede ser imposible de salvar. Así que deberíamos prepararnos. La próxima década será testigo de un debate fuertemente polarizado sobre la priorización del medio ambiente y la economía".



Desorden e incertidumbre: proteccionismo, guerras frías, mucha deuda, volatilidad en los precios, tecnología por todas partes y lucha de clases y generaciones, son algunas de las características que darán forma a esta nueva era. Aunque el 2020 podría ser el año que quede en los libros de historia económica como el comienzo de la 'era del desorden', lo cierto es que la transición lleva años en marcha, pero hasta la llegada del covid-19 no se ha visto de forma tan evidente.

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:


Los puntos más importantes de la reforma de las pensiones 2020


La comisión parlamentaria del Pacto de Toledo entró esta semana en su recta final para cerrar un consenso entre las fuerzas políticas sobre las recomendaciones que trasladará al Gobierno para garantizar la sostenibilidad y suficiencia del sistema de pensiones de cara una nueva reforma del sistema de pensiones recomendada en casa por Banco de España y fuera, por Bruselas, la OCDE y el FMI.

Según el Tras dos reformas. La socialista de 2011 y la popular de 2013, sin consenso parlamentario, la comisión presidida por la exministra de Trabajo y Seguridad Social Magdalena Valerio espera aprobar un paquete de recomendaciones (no son vinculantes) que complazca a derecha e izquierda. 

Estas son las medidas que el Pacto de Toledo incluirá en su documento borrador y que publica Heraldo de Aragón

-Sistema público. La comisión rechaza la sustitución del actual sistema de reparto por otro de capitalización. Se cierra así la puerta a esta posibilidad alentada por algunos grupos.

-Equilibrio. Se aboga por la separación de las fuentes de financiación para que deje de tener déficit en 2023. Se insta a que las cotizaciones sean destinadas exclusivamente a pagar las prestaciones contributivas.

-Poder adquisitivo. Recuperado el consenso, proponen la subida anual de las pensiones en base al IPC real. También aboga por garantizar esta cuestión "por ley". La propia comisión constata que el vigente mecanismo de revalorización (con subidas mínimas del 0,25%) "no goza del suficiente consenso político y social".


-Hucha de las pensiones. Los diputados muestran su «preocupación» ante la reducción del Fondo de Reserva en el que apenas quedan menos de 2.000 millones. Aconsejan no acudir a la hucha de las pensiones para tratar de solucionar "problemas estructurales". «No es el mecanismo para resolver estos desequilibrios financieros», señalan. Por eso, aconsejan establecer "un remanente mínimo sujeto a una regla de disponibilidad".

-Asalariados y autónomos. Deberían convivir exclusivamente dos tipos de regímenes, frente a la dispersión actual: el de los trabajadores por cuenta ajena y el de los autónomos. La comisión apuesta por "avanzar hacia la plena equiparación de los derechos y obligaciones de los autónomos" con los del régimen general. Y aboga por «aproximar» las bases de cotización, como ya está negociando el Gobierno.

-Cálculos de la pensión. Se mantienen los 15 años como periodo mínimo cotizado para acceder a una pensión; y los 25 años (a partir de 2022) como referencia para calcular esa prestación. El Pacto de Toledo recomienda evaluar la posibilidad de "elección de los años más favorables en la determinación de la base reguladora de la pensión". Esta recomendación, novedosa, llega después de haber observado cómo ciertos colectivos de trabajadores experimentan una reducción drástica de sus ingresos a partir de una determinada edad por circunstancias como el paro o la precaridad de los trabajos que encuentran a partir de los 50.

-Incentivos al empleo. El documento aboga por fomentar medidas de contratación laboral en especial a los trabajadores con más de 55 años, así como a priorizar la selección de colectivos de personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social y víctimas de violencia de género.

-La carta naranja. La comisión insiste en que el Gobierno dé cumplimiento «a la obligación de informar de forma periódica e individualizada» sobre la futura pensión que percibirá cada ciudadano, en base a las cotizaciones acumuladas. Es el conocido como sobre de color naranja, que ningún Ejecutivo ha llegado a remitir a los mayores de 50 años, como estaba previsto.

-Nueva agencia. Para mejorar la gestión del sistema, se pide la creación de una agencia de la Seguridad Social con funciones de afiliación, recaudación y gestión de las prestaciones.

-Mutuas. Considera necesario completar el proceso de modernización y transparencia en el funcionamiento de las mutuas y darles flexibilidad.

-Fraude. Insiste en la necesidad de que todas las administraciones puedan cruzar los datos con los de la Seguridad Social. Así como reforzar la inspección y las sanciones.

-Contributividad. Recoge la recomendación de «mejorar las pensiones más bajas». Actualmente, un tercio de las prestaciones por jubilación apenas llegan a los 750 euros al mes. También insta a trabajar en reducir la brecha de género. En ambos casos, cualquier modificación debería ser financiada a través del Presupuesto.

-Edad de jubilación. Este es uno de los puntos con más modificaciones. Por una parte, la comisión aconseja fomentar la permanencia de los trabajadores en activo, para que la edad real de jubilación (por encima de los 64 años en estos momentos) se aproxime a la legal (65 años y 10 meses en 2020, serán 67 años en 2027). Además pide medidas para la "prolongación voluntaria" de la vida laboral compatibilizando la pensión y los ingresos de una actividad profesional. Al mismo tiempo apunta que la jubilación anticipada debe quedar "reservada" a trabajadores con largas carreras de cotización, para evitar que se utilice como vía para regular el empleo. También insta a analizar el daño que provoca la penalización por jubilarse anticipadamente (recortes de hasta el 28%) y modificarlos con tres criterios: si esa jubilación es voluntaria o forzada; si tiene muchos años cotizados; y dependiendo del sector en que se produzca.

-Viudedad y orfandad. El Pacto de Toledo propone una reforma de la pensión de viudedad ante los cambios sociales respecto a los de hace varias décadas, cuando la mujer apenas tenía hueco en el mercado laboral. Insta a mejorar la prestación de los pensionistas sin otros recursos, sobre todo a partir de los 65, y «adecuar» la de los colectivos de viudos que sean menos vulnerables. En cuanto a la orfandad, pide mejorar sus cuantías.

-Fiscalidad. Queda suprimida esta anterior recomendación sobre el reordenamiento del tratamiento tributario.

-Suficiencia. Establece referencias como la tasa de sustitución (la pensión sobre el salario del trabajador).

-Planes de empresas. Aboga por fomentar esta alternativa de ahorro de cara a la jubilación, «complementaria al sistema». Lo hacen ante el «insuficiente e insatisfactorio» recorrido que han tenido estos planes privados hasta ahora. En cuanto a los planes de pensión individuales insta a que sean «más transparentes» en costes para que no impliquen rendimientos negativos para el partícipe.

-Mujeres y jóvenes. Aboga por adoptar medidas de carácter estructural para conseguir la equiparación de la cobertura por pensiones entre mujeres y hombres y potenciar la corresponsabilidad entre géneros.

-Discapacidad. Se propone la compatibilidad de las pensiones por incapacidad permanente con la de un trabajo.

-Migración. Admite la necesidad del mercado laboral para incorporar inmigrantes en el futuro «para satisfacer la demanda». A tal fin, la Seguridad Social debe adecuar los procesos con medidas que faciliten la gestión de los trámites de contratación, afiliación e integración en el sistema. Además apunta a las cotizaciones que vendrán de una economía digitalizada.

-Control. Una vez al año, el Gobierno debe comparecer en comisión, cuyo trabajo estará en vigor por cinco años.

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN: 

- Mejorar las pensiones . Más allá del Pacto de Toledo. Adquirir aquí a buen precio





¿Tiene sentido la jornada laboral de 4 días?




En el blogsalmon realizan unas reflexiones sobre la medida alemana sobre la reducción de la jornada laboral a 4 días si tiene sentido aplicarlo en España actualmente con el problema sanitario del coronavirus.

En Alemania se está planteado implantar la jornada de 4 días, a petición de los principales sindicatos, para conseguir frenar la escalada de paro producido por la pandemia del covid-19.

En el corto plazo, la medida podría conseguir frenar en España los cambios estructurales en sectores que han sufrido un mayor golpe, como es el caso de la automoción o el sector de la hostelería.



La jornada de 4 días frente a los EREs

Los trabajadores de ciertos sectores y ciertas industrias podrían mantener su puesto de trabajo con una jordana laboral de 4 días en lugar de realizar EREs (Expedientes de regulación de empleo) para iniciar un proceso de despidos masivos.



Empresas como Bosch o ZF han llegado a acuerdos para disminuir la jornada laboral en días o horas en sus trabajadores, pero existen empresas que ya llevan tiempo teniendo una jornada de 4 días laborales, como es caso de la empresa de asesoramiento financiero Perpetual Guardian de Nueva Zelanda.

En la experiencia de Perpetual Guardian han visto que los trabajadores con la jornada de 4 días tienen menores niveles de estrés, han desarrollado una mayor creatividad en sus puestos de trabajo y existe una mayor cohesión dentro de la empresa.
La jornada laboral de 4 días mejora la productividad de los trabajadores

Una jornada de 4 días hace que mejore la productividad de la empresa y, por tanto, no se resiente de la reducción de jornada laboral, pero el principal punto a favor es que se pueden evitar despidos y los costes que supone despedir a los trabajadores.

Por otra parte, dentro de la jornada de 4 días se puede conseguir reducir el absentismo de los trabajadores y, por tanto, es otro factor que aumenta la productividad dentro de la empresa.

En las jornadas laborales más extensas siempre van asociadas a efectos negativos en la salud del trabajador y, por tanto, por trabajar más horas no quiere decir que tengas más productividad.
Los trabajadores prefieren reducir su jornada antes que el despido

La jornada laboral de 4 días llevaría consigo una mejor combinación de la automatización de los procesos productivo con la compatibilidad de los empleos de los trabajadores de un determinado sector industrial.

La gran parte de trabajadores antes que se realice su despido prefieren reducir su jornada a 4 días, aunque esto suponga que con la reducción de jornada venga acompañada de una reducción de su sueldo.

A parte de Alemania, tanto en Nueva Zelanda como en Finlandia están dispuestos plantear el debate a su red empresarial para ayudar a la recuperación de la economía de sus países.

Debemos considerar que la renta per cápita de estos países es muy superior a la que tenemos en España y la clase medía suele no llegar muy bien a final de mes. Por tanto, en España la gran barrera de implantación de la jornada de 4 días es la cultura retributiva, ya que las familias españolas no se pueden permitir una reducción de sus sueldos.
Se puede implantar la jornada de 4 días considerando el estilo de vida de cada trabajador

No todos los sectores en España podrían implantar la jornada laboral de 4 días, ya que en la industria se suele pagar por horas y si se dejan de cobrar 8 horas a la semana, habrá familias que no lleguen al final de mes.

Por tanto, la decisión de realizar una jornada laboral de 4 días depende de la situación del trabajador si se lo puede permitir. O aquel trabajador que no quiera la jornada laboral de lunes a jueves, si no tomarse el festivo un día entre la semana que no sea ni lunes ni viernes.

Las empresas en España deben tener en cuenta las vidas personales de cada uno de los trabajadores a la hora de implantar la jornada de 4 días y deben intentar adaptar las jornadas laborales a cada una de las situaciones.

Cada trabajador tiene un estilo de vida diferente y, por tanto, puede necesitar diferentes días libres, por lo que se debe tener en cuenta estos condicionantes que permitan que el trabajador sea más productivo.

TE PUEDE INTERESAR:

¿Cuáles son las sanciones y control por incumplimientos por cobrar ingreso mínimo vital?



El Ingreso Mínimo Vital (IMV) aprobado recientemente por el Consejo de Ministros aspira a crear una red de protección social que permita reconducir la situación de cientos de miles de españoles desde la pobreza extrema. 



A la prestación económica acompañan una serie de medidas con las que garantizar el acceso al empleo y desincentivar las actividades “informales”: es compatible con la percepción de un salario y obliga a los beneficiarios de participar en las estrategias de inclusión y a estar dados de alta como demandantes de empleo.


En su redacción en el BOE, la norma establece que “la incorporación al trabajo formal y el disfrute de los beneficios sociales y económicos que esto supone actuará en muchos casos como barrera para la vuelta de estas personas a la economía informal”. Pero, más allá de la buena fe, ¿con qué herramientas cuenta la Administración para controlar el fraude y la economía sumergida?

Veamos el resumen interesante que realizan desde El Periódico 

LAS SANCIONES

Para empezar, se han establecido una serie de sanciones en función de tres tipos de infracciones: leves, graves y muy graves. 

INFRACCIONES LEVES: 

Se producen cuando el solicitante no aporta la documentación correcta y/o necesaria, tanto para pedir la ayuda como para mantenerla una vez haya sido concedida. Eso sí, siempre que no afecten al importe a cobrar.

- La sanción en este caso es simplemente un apercibimiento.

INFRACCIONES GRAVES:

Igual que en el caso de las leves, se sancionará cuando la documentación no sea la adecuada o, en el caso de un cambio de situación, no se comunique antes del plazo de 30 días. La diferencia para que sea grave es que estos errores impliquen recibir una prestación de hasta el 50% superior a lo que correspondería. Un ejemplo: si te corresponde un IMV de 100 euros mensuales pero recibes 130 euros por una incorrección en la documentación, será infracción grave. 


Se incluye también la omisión al notificar un viaje al extranjero, cuando sea por más de 15 días y menos de 90 días (al año). 

También habrá sanción por acumulación: tres faltas leves en un mismo año suponen una falta grave.

En cuanto al empleo, será infracción grave negarse a participar en los itinerarios de inclusión y también incumplir las condiciones asociadas a la compatibilidad de la prestación del ingreso mínimo vital con las rentas del trabajo o la actividad económica.

- Las sanciones en este caso van escalando: 

En primer lugar, se suspenderá la prestación por un periodo de hasta 3 meses. 

En segundo lugar, si la infracción conlleva además la extinción del derecho a la ayuda, la persona también deberá pagar tres mensualidades de la prestación recibida. 

Por último, si la infracción tiene que ver con una salida al extranjero, además de devolver el importe cobrado, el beneficiario no podrá volver a pedir el IMV durante los 3 meses siguientes.

INFRACCIONES MUY GRAVES: 

Cuando el demandante no proporciona la documentación correcta o en el plazo de 30 días no notifica un cambio en la situación que suponga cobrar cantidades superiores en más del 50% de lo que le corresponde. Otro ejemplo: si tienes derecho a un IMV de 100 euros mensuales pero recibes 180 euros por una incorrección en la documentación, será infracción muy grave. 

También se considera muy grave cuando directamente lo que se hace es aportar datos y documentos falsos, ya sea para acceder a la ayuda o para cobrar importes más elevados.

De nuevo se incluyen las salidas al extranjero, pero para que sea muy grave la estancia debe superar los 90 días y no estar comunicada ni justificada de forma previa. 

Tres faltas graves en el transcurso de un año resultan en una infracción muy grave. Y si acumulas dos faltas muy graves en 5 años, no podrás volver a solicitar la ayuda en los 5 años posteriores a la sanción.

Y con respecto al empleo, es muy grave cuando eres reincidente en la no participación en itinerarios de empleo e inserción, así como en el incumplimiento de las condiciones asociadas a la compatibilidad de la prestación con las rentas laborales o la actividad económica.

- Las sanciones conllevan la pérdida de la prestación por un periodo de hasta 6 meses.

Además, si las infracciones provocan la extinción de la ayuda, habrá que ingresar 6 mensualidades de la prestación. 

De nuevo, cuando la infracción está relacionada con la salida al extranjero, además de devolver el importe cobrado durante el tiempo de estancia fuera, el beneficiario no podrá solicitar el IMV durante los 6 meses siguientes. 

Es importante destacar que en una infracción muy grave se considera responsables tanto a los titulares del IMV como al resto de miembros de la unidad de convivencia y a las personas que hubiesen cooperado, tanto por colaboración como por omisión. Y todos están obligados a devolver las prestaciones que se hayan cobrado de forma indebida.

Esto afecta también a las empresas, tal y como puntualiza José María Mollinedo, secretario general de los Técnicos de Hacienda (Gestha): “Se establece la responsabilidad en concepto de colaborador a empresas que contraten trabajadores de forma sumergida”, ya sea porque no estén dados de alta o porque figuren con un contrato de menos horas de las que realizan.

Además, cuando se imponga una infracción grave o muy grave por falsear la declaración de ingresos o patrimonio, ocultar de forma fraudulenta cambios sustanciales en la situación o cualquier otra actuación o situación fraudulenta, además de asumir las responsabilidades penales, civiles y administrativas correspondientes, el infractor no podrá pedir la ayuda durante 2 años. 

CONTROL AL EMPLEO

Además de las sanciones, se han puesto en marcha mecanismos que se se enmarcan en la vía preventiva principalmente

En primer lugar figuran las imposiciones que afectan a todo el que reciba el Ingreso Mínimo Vital. Por una parte, existe la mencionada obligación de ser demandante de empleo y participar en todas las estrategias de empleo, formación e inclusión propuestas.

Este aspecto resulta fundamental para el secretario general de los Técnicos de Hacienda, ya que considera que “la intensidad del control y de las acciones formativas que se dediquen a la inserción laboral serán las que determinen si los beneficiarios siguen en la economía sumergida o no”. Es decir, si se les imponen unos horarios de formación y de búsqueda activa de empleo, esto no será compatible con otras actividades.

El Real Decreto estipula que para realizar la supervisión, el Instituto Nacional de la Seguridad Social "llevará a cabo cuantas comprobaciones, inspecciones, revisiones y verificaciones sean necesarias".

CONTROL A LOS INGRESOS

Además, desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones informan de que “todos los beneficiarios tendrán que hacer la declaración de la Renta”. Esto supone que “si no lo están, entrarán bajo el control de la Agencia Tributaria. Es decir, quien quiera percibir el IMV, corre el riesgo de que Hacienda pueda encontrar más fácilmente sus rentas informales”, explican.

En este sentido, desde Gestha consideran que, al tratarse de rentas muy bajas, esto “no va a aportar una gran información económica de las actividades que están en blanco, lógicamente de las que estén en negro ninguna persona lo va a hacer”. Por otro lado, recuerda que Hacienda cuenta con distintas bases de datos de las rentas y patrimonios “en blanco” porque son aportados por terceros, como ocurre en el caso de las cuentas bancarias, los Registros de la Propiedad, la matriculación de vehículos o los alquileres. 

“Si es dinero B es difícil que sea descubierto, salvo que la Inspección de trabajo en el curso de sus actuaciones encuentre a decenas de trabajadores que no estén dados de alta y los regularice”, añade José María Mollinedo, quien reconoce que “a día de hoy no está previsto que desplacemos funcionarios de la Agencia Tributaria para investigar este tipo de fraudes tan pequeños económicamente que puedan darse”.

Otra herramienta con la que el Gobierno aspira a desincentivar y aflorar la economía sumergida es la penalización para quienes ganan dinero en B, “ya que el límite de patrimonio establecido deja fuera de la prestación a personas que han podido acumular un cierto patrimonio a través de la economía informal”, detallan desde el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social.

En cuanto al control del patrimonio, la norma establece que la supervisión corre a cargo de la Agencia Estatal de Administración Tributaria y de las haciendas tributarias forales de Navarra y de los territorios históricos del País Vasco.

TE PUEDE INTERESAR...

¿Cuales son las tendencias empresariales en uso móviles en 2020 ?



De la mano de su importante relevancia a nivel social, la tecnología móvil se ha convertido en un elemento importante  a cualquier tipo de experiencia de transformación empresarial ya que la mayoría de gestiones empresariales se pueden realizar a traves de una app

.Los dispositivos que facilitan la conectividad en cualquier escenario y momento son claves en la actualización digital del sector de los negocios, como recoge el vicepresidente y analista de Forrester Thomas Husson. 

Husson plantea y así se publica en https://www.networkworld.es/  una serie de previsiones en relación a la tecnología móvil en 2020, empezando por su papel como catalizar y relanzar   la transformación empresarial . Indica que ha contribuido a cambiar las expectativas de los clientes, que esperan atención inmediata en sus dispositivos moviles 
Con lo anterior obliga a una evolución en la cultura de las organizaciones hacia un modelo adaptativo, que se acelerará en estos próximos meses 

 Las herramientas móviles se convertirán en el vínculo entre las nuevas tecnologías a escala. Esto se comprueba, por ejemplo, en el caso de la realidad aumentada, que Husson prevé que despegue en  2020 gracias a que su uso en juegos y su aplicación en plataformas de este tipo a escala , así los desarrolladores pueden aprovechar el amplio mercado de smartphones para construir nuevas experiencias integradas. 

Los dispositivos móviles se reafirmarán como un canal significativo en relación a los anuncios digitales: más del 80% del crecimiento de esta publicidad en 2020 se generará a través de estos elementos. La publicidad móvil aumentará su facturación, frente a la tradicional vía PC, que se mantendrá estable. Además, la tecnología de este tipo servirá como el centro de experiencia de personalización de la marca; no como canal transmisor, sino como elemento en el que ofrecer una experiencia integrada, tanto online como offline en tiempo real. 

Desde el punto de vista del marketing, los dispositivos móviles deberán mantener una perspectiva amplia: no se trata solo de emplear el smartphone como elemento para el mCommerce sino de ampliar sus posibilidades para generar tráfico hacia la tienda y favorecer nuevos ingresos. En los casos de éxito, se verá una mayor adopción de métricas móviles más significativas y menos puramente digitales. En general, las firmas vinculadas al retail explotarán sus recursos móviles. Otro de los aspectos que tomará fuerza en estos doce meses es la visión de la privacidad de los datos móviles. Este factor pasará a convertirse en un diferenciador estratégico para establecer la confianza, con lo que se debe apostar por la transparencia frente al almacenamiento oculto de datos y la personalización de la privacidad. En relación a elementos clásicos del sector móvil, desde Forrester se destaca que las plataformas de aplicaciones continuarán obteniendo tracción, mientras que las interfaces móviles ganarán en racionalización. 


Por otro lado, en una perspectiva más social, los dispositivos móviles serán un habilitador clave del compromiso, con nuevas aplicaciones y funcionalidades de accesibilidad y planteamientos medioambientales. Sobre las plataformas de reproducción de contenido, por la parte del audiovisual se experimentará cierta fatiga que llevará a la reformulación de los modelos de suscripción. 


En audio, con el auge de los podcasts —mayormente escuchados por vía de los dispositivos móviles—, irrumpirán nuevos formatos de publicidad. Aunque aún es pronto para hablar de la popularización de la búsqueda visual, Husson prevé que se producirá la introducción de esta modalidad, junto con las recomendaciones visuales, en determinadas marcas seleccionadas, relacionadas con la moda y la decoración del hogar.

TE PUEDE INTERESAR 

El know How esencial en tiempos de coronavirus



La locución nominal saber hacer,​ como parte del conocimiento procedimental, hace referencia al saber práctico que se obtiene al convertirse una persona o empresa en el objeto de una acción.​ Esto lleva a construir un conocimiento aprendido para solucionar problemas concretos, el cual puede ser difícil de transferir a otras personas ya que algunas veces se trata de conocimiento tácito que es complicado de verbalizar o dejar por escrito.​ También se usa el anglicismo know-how para referirse al saber hacer. Así se define en wikipedia

Si lo trasladamos a una situación concreta el año 2020 está siendo muy complicado a nivel económico para los pequeños autónomos debido a la crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus. 
Hemos seleccionado una empresa "Tejidos Larrea" situada en Basauri (Bilbao) . Destaca su "know how" y adaptación a un tiempo de crisis tanto en medios y recursos adecuados en materia de prevención de riesgos como en cuidados especiales en cuanto atención y dedicación a un público cercano . 

Analizando su trato diario a los clientes se observa no solo el conocimiento del producto que ofrece sino el "saber hacer" diario ante una necesidad que le plantea cada tipología de cliente. 

En un mercado donde las grandes superficies tienen un cuota de poder importante es esencial equilibrarlo con un pequeño comercio donde el know how del propietario es esencial para una supervivencia que se hace difícil en una "nueva normalidad" por un entorno externo como es la pandemia que ha provocado el coronavirus (covic19)

Gana en la lotería pero no puede cobrar su premio




Pocos acontecimientos han trasformado la vida con la misma intensidad que el coronavirus. El confinamiento general decretado por numerosos estados puso en pausa el día a día, la normalidad, de decenas de países. Un paréntesis que se ha prolongado durante semanas y semanas, clausurando la actividad económica y pública. Reduciendo la función del estado a su mínima expresión.

Y eso incluye hasta la lotería.

Sucedió en Francia. Le Parisien relata en una historia hija de los tiempos que nos ha tocado vivir, y quizá divertida como ninguna otra. Resulta que el pasado 20 de marzo un hombre francés ganó la importante cifra de €17 millones de euros en el Euromillón. La buena nueva tuvo un regusto amargo. El gobierno de Macron decretó el confinamiento general del país tres días antes, el 17. Lo que incluyó todas sus oficinas de lotería nacional.

Canjeo. Como tantas otras empresas estatales de lotería, la Française des Jeux (FDJ) requiere que sus premiados que se personen en una de sus oficinas, boleto en mano, para reclamar sus ganancias. En condiciones normales se trata de un procedimiento muy breve. Una vez notificada la posesión del número ganador, la transferencia se realiza en unos pocos días. No fue el caso del afortunado protagonista.


50 días. Siguiendo la cuarentena decretada por el gobierno, la FDJ prorrogó el periodo hábil para reclamar el premio. Nuestro hombre, residente en Bretaña, al norte del país, tendría que esperar pacientemente hasta que el confinamiento se levantara, las oficinas abrieran y la empresa de lotería tramitara pagos de nuevo. 50 largos días cuidando de su inmensa fortuna. 50 días, podemos imaginar, de inquietudes y ansiedad.

Con cuidado. Dadas las circunstancias, toda precaución para con el boleto parece  muy poca. Según cuenta la empelada de FDJ encargada de canjearlo, se encontraba en "una condición excelente, doblado por la mitad". El hombre bretón fue muy "cuidadoso", envolviendo su reliquia "con un pequeño papel blanco para protegerlo bien". Tampoco cuesta imaginarlo durmiendo todas las noches con el boleto sobre la mesilla. Por si acaso.

Común. Su premio ha sido excepcional por lo abultado. Es el más grande repartido en Bretaña. Su situación no es única, pero sí menos común que en otros momentos del pasado: la compra de lotería se ha desplomado en muchos países, incluyendo Estados Unidos o Francia. En el país galo, la recaudación del Euromillón durante las últimas semanas se ha desplomado a niveles de 2004. Los más bajos de su historia.

Fuente: Magnet

TE PUEDE INTERESAR


Los extranjeros aportan a la economía más de lo que reciben



Sorprende que según un estudio elaborado por Ikuspegi y Cultumetría, las personas de origen extranjero en 2018 aportaron a la economía de la Comunidad Autónoma Vasca en términos de consumo 810 millones de euros más de lo que recibieron de la administración pública

Sin tener en cuenta la economía sumergida, en un contexto previo a la crisis de la COVID-19, su actividad económica tuvo un impacto del 2,06% en el PIB vasco

Ikuspegi-Observatorio Vasco de Inmigración ha presentado esta mañana en Bilbao los resultados de un estudio en el que han analizado la relación entre gasto y aportación económica al PIB que hizo la población inmigrante en 2018, es decir, en un periodo previo a la crisis de la COVID-19.

Según el estudio elaborado por Ikuspegi en colaboración Cultumetría, consultora especializada en la medición de impacto y análisis sociales, se demuestra que el dinero dedicado por las Administraciones Públicas (714 912 000 euros) es inferior a la aportación económica que hace la población de origen extranjero a la economía de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa (1 525 292 820 euros). Esto es, que el dinamismo económico que generó el consumo de la población extranjera en 2018 tuvo un impacto positivo de 810 380 818 euros, el 2,06% del PIB.

El informe corrige, así, la falsa creencia de que la población inmigrante recibe más de lo que aporta a la economía.

Para realizar el estudio, el Observatorio Vasco de Inmigración y Cultumetría han analizado la información facilitada por los organismos oficiales relacionados con el gasto social público: departamentos de Vivienda, Educación y Salud del Gobierno Vasco; así como por parte de Lanbide.

En contraposición, el estudio ha analizado la aportación que la población de origen extranjero realiza a la economía con datos que ha obtenido a partir de la Encuesta del Gasto Familiar de Euskadi, que realiza el Eustat, así como de la Encuesta de Pobreza y Desigualdades Sociales de 2018.


 TE PUEDE INTERESAR;


Mascarillas de diseño y "tuneadas"



Desde ayer son obligatorias las mascarillas para la mayoría de los españoles y en la mayoría de las actividades diarias. Desde diversos medios de comunicación como Diario Sur nos informan de la fiebre que ha generado tunear mascarillas o confeccionar las mismas siguiente las pautas de marcas de moda conocidas aprovechando la demanda de estos productos

Encontramos ya en el mercado a precios asequibles diferentes líneas de diseño sobre este producto y que hemos clasificado por relevancia en amazon 

Las firmas de moda han encontrado en el temor al contagio un filón al que sacar provecho sumando un complemento más a sus creaciones: la mascarilla. Antes de la era Covid, fue un accesorio de moda urbana y también un símbolo de protesta por el cambio climático, que encontró en la popular cantante Billie Eilish una de sus grandes impulsoras. Hace un año ya mostraba en su perfil de Instagram una fotografía con una mascarilla-joya adornada con cientos de cristales. La moda es reflejo de lo que acontece en cada momento y en tiempos de pandemia se impone este producto. En la búsqueda por la diferenciación y la necesidad de personalización, las mascarillas han dejado de ser únicamente un elemento totalmente necesario y práctico para comulgar a su vez con las tendencias o firmas del momento.


Ahora Gucci, Fendi y Louis Vuitton agotan existencias pese a sus precios, que van de 80 a los 200 euros por unidad. Ante una demanda que no deja de crecer (la búsqueda de mascarillas de diseño se incrementó un 496% en los tres últimos meses), el mercado no-sanitario se ha puesto manos a la obra para abastecer las necesidades y, de paso, aprovechar el filón. Las hay con narices y bocas sonrientes, como el modelo N95 Resting Risk Face, creado por la diseñadora Danielle Baskin; con logos de la propia marca, como Off White e, incluso, con la emblemática lengua roja de los Rolling Stones, que vende la firma Urban Outfitters. Una moda a la que se han sumado modelos como Bella Hadid o las actrices Gwyneth Paltrow o Kate Hudson.

Pero antes de que la pandemia aterrizara en España, la relación de la moda con la mascarilla comenzó en la Semana de la Moda de París, donde con el brote italiano sobrevolando el ambiente, los diseñadores Paco Rabanne y Dreis Van Noten fueron los primeros en adoptar medidas regalando mascarillas a la entrada de los desfiles. «Allí se vieron a las primeras 'street styler' asistir a los desfiles de Channel o Yves Saint Laurent con mascarillas puestas y a la diseñadora francesa Marine Serre subirlas a la pasarela con diseños a juego con sus propuestas para la próxima temporada», apunta la estilista Rocío Linares. Para esta asesora de imagen malagueña no hay duda de que la mascarilla, además de necesaria para la protección frente al virus, es ya un complemento de moda más. «No solo lo hemos visto en los desfiles. En la portada del último número de Vogue Portugal, que es la biblia de la moda, aparecían dos personas besándose con mascarillas» .Según esta experta, pronto dejarán de verse solo en catálogos y web de moda para saltar de forma generalizada a la calle

TE PUEDE INTERESAR


Las empresas exportadoras golpeadas por el coronavirus



El 77,4% de las empresas exportadoras españolas aseguran   que la crisis provocada por la pandemia de COVID-19 está impactando a corto plazo de forma bastante negativa en su actividad internacional, principalmente por las restricciones de movilidad y la caída de la demanda exterior, por lo que el 56,6% solicita medidas de apoyo público en materia de financiación de exportaciones.

Estas son algunas de las principales conclusiones que se desprenden de una encuesta realizada por el Club de Exportadores e Inversores Españoles entre su base asociativa, formada por empresas de todos los sectores productivos con una facturación conjunta equivalente al 20% del PIB español.

Las empresas exportadoras señalan como principales problemas las restricciones de movilidad que han impuesto los países, con una puntuación de 3,64 sobre cuatro puntos posibles y, en segundo lugar, la caída de la demanda exterior derivada de la recesión económica (3,03 puntos).


Además, citan como factores negativos unos instrumentos de apoyo menos ventajosos en España que los vigentes en países competidores (2,87 puntos), los problemas de liquidez de los clientes (2,84), la peor imagen de España en sus países cliente por la mayor incidencia de la crisis sanitaria (2,75) y los problemas en la cadena de suministro (2,65).

Como factores menos relevantes, las empresas mencionan la competencia de empresas de otros países (2,48), los problemas de entrega de bienes o servicios de exportación (2,45), el aumento de los costes en España derivados de impuestos y cotizaciones sociales más elevados (2,43), el aumento de las barreras a la importación en países clientes (2,31) y la quiebra o cierre de subcontratistas o proveedores de bienes y servicios (2,14).



Apoyo público

A la hora de señalar el tipo de apoyos públicos que el sector exterior necesitaría para impulsar su actividad, el 56,6% de las empresas encuestadas se decanta por medidas financieras.

Entre estas, citan el uso de donaciones a gobiernos de países en vías de desarrollo para financiar estudios de viabilidad que ejecuten empresas españolas en el exterior, el aumento de la dotación presupuestaria de los instrumentos financieros de apoyo a la internacionalización (como los que representan Cesce, ICO o FIEM) y una flexibilización de los mismos, con el fin de imprimir rapidez a las aprobaciones en España y a la negociación de los convenios de crédito.

Además, consideran necesario aumentar el porcentaje de financiación de gastos locales en los créditos a la exportación con apoyo oficial y elevar los techos por país y por operación en seguros de crédito a la exportación para países en vías de desarrollo.


Otras propuestas se refieren a la reforma de la ley de deuda externa y a la demanda de mayor disponibilidad de avales y de garantías de pagos adelantados y de ejecución de contratos.

Igualmente, marcan la necesidad de adoptar medidas de promoción comercial (15,1% de peticiones), potenciando el importante papel que está jugando la red de Oficinas Comerciales en el exterior y ampliando la cobertura geográfica de las mismas, así como potenciar la marca España para dar confianza en mercados exteriores y paliar los posibles daños derivados de la crisis sanitaria en la imagen exterior.

Aplazamiento de impuestos

A su vez, el 9,4% de las peticiones de apoyo público son relativas al área laboral y reclaman el establecimiento de medidas que faciliten la movilidad personal, como con el pasaporte sanitario, y el aplazamiento de pagos de los seguros sociales sin distinción de su volumen de facturación.

Por último, las empresas exportadoras demandan también medidas de tipo fiscal (7,5% de peticiones), como el aplazamiento del pago de impuestos y, muy especialmente, que no se introduzcan reformas que penalicen vía fiscal o de cotizaciones a la Seguridad Social su competitividad internacional, así como deducciones fiscales a la exportación.


La facturación mundial de los socios del Club de Exportadores equivale al 20% del PIB español, cuentan con unos 800.000 empleados y sus inversiones en el exterior representan el 40% del stock de inversión española en el extranjero.

Fuente : Europa Press

TE PUEDE INTERESAR