ENCUENTRA UN TRABAJO:

Mascarillas de diseño y "tuneadas"



Desde ayer son obligatorias las mascarillas para la mayoría de los españoles y en la mayoría de las actividades diarias. Desde diversos medios de comunicación como Diario Sur nos informan de la fiebre que ha generado tunear mascarillas o confeccionar las mismas siguiente las pautas de marcas de moda conocidas aprovechando la demanda de estos productos

Encontramos ya en el mercado a precios asequibles diferentes líneas de diseño sobre este producto y que hemos clasificado por relevancia en amazon 

Las firmas de moda han encontrado en el temor al contagio un filón al que sacar provecho sumando un complemento más a sus creaciones: la mascarilla. Antes de la era Covid, fue un accesorio de moda urbana y también un símbolo de protesta por el cambio climático, que encontró en la popular cantante Billie Eilish una de sus grandes impulsoras. Hace un año ya mostraba en su perfil de Instagram una fotografía con una mascarilla-joya adornada con cientos de cristales. La moda es reflejo de lo que acontece en cada momento y en tiempos de pandemia se impone este producto. En la búsqueda por la diferenciación y la necesidad de personalización, las mascarillas han dejado de ser únicamente un elemento totalmente necesario y práctico para comulgar a su vez con las tendencias o firmas del momento.


Ahora Gucci, Fendi y Louis Vuitton agotan existencias pese a sus precios, que van de 80 a los 200 euros por unidad. Ante una demanda que no deja de crecer (la búsqueda de mascarillas de diseño se incrementó un 496% en los tres últimos meses), el mercado no-sanitario se ha puesto manos a la obra para abastecer las necesidades y, de paso, aprovechar el filón. Las hay con narices y bocas sonrientes, como el modelo N95 Resting Risk Face, creado por la diseñadora Danielle Baskin; con logos de la propia marca, como Off White e, incluso, con la emblemática lengua roja de los Rolling Stones, que vende la firma Urban Outfitters. Una moda a la que se han sumado modelos como Bella Hadid o las actrices Gwyneth Paltrow o Kate Hudson.

Pero antes de que la pandemia aterrizara en España, la relación de la moda con la mascarilla comenzó en la Semana de la Moda de París, donde con el brote italiano sobrevolando el ambiente, los diseñadores Paco Rabanne y Dreis Van Noten fueron los primeros en adoptar medidas regalando mascarillas a la entrada de los desfiles. «Allí se vieron a las primeras 'street styler' asistir a los desfiles de Channel o Yves Saint Laurent con mascarillas puestas y a la diseñadora francesa Marine Serre subirlas a la pasarela con diseños a juego con sus propuestas para la próxima temporada», apunta la estilista Rocío Linares. Para esta asesora de imagen malagueña no hay duda de que la mascarilla, además de necesaria para la protección frente al virus, es ya un complemento de moda más. «No solo lo hemos visto en los desfiles. En la portada del último número de Vogue Portugal, que es la biblia de la moda, aparecían dos personas besándose con mascarillas» .Según esta experta, pronto dejarán de verse solo en catálogos y web de moda para saltar de forma generalizada a la calle

TE PUEDE INTERESAR


No hay comentarios: